¿Quieres saber quiénes eran los Medici?

¿Y por qué hay tanta concentración de obras de arte en Florencia?
En este artículo, descubra quiénes eran los Medici y por qué hay una concentración tan grande de obras de arte en la ciudad de Florencia.

Por – Diana Ferreira.

Autor de los cursos La Historia del Arte a partir de curiosidades y hechos insólitosInterpretación de obras maestras del clasicismo y romanticismo.


Los Medici

Junto con otras familias italianas como Visconti y Sforza, de Milán, los Este, de Ferrara y los Gonzaga, de Mantua, la familia patricia florentina Medici tuvo un poder central en Florencia durante 300 años, con breves interrupciones.

Desde el siglo XIV con Cosme, el Viejo, hasta el siglo XVIII con Gian Gastone, fue una de las más conocidas y prestigiosas familias de la historia italiana.

Procedentes de Mugello, se trasladaron a Florencia en el siglo XIII, atraídos por el potencial económico de la ciudad y abandonando la agricultura para dedicarse a la actividad financiera (banqueros). Vieron aumentar gradualmente su fortuna y la influencia de su familia, alcanzando un pico con el gobierno de Lorenzo el Magnífico

No procedían de la nobleza y João de Bicci de Médici, considerado el «fundador» del poder de los Medici, no era de familia rica.

João de Medici

João de Medici

Papas, Grandes Duques y Reinas

De la casa de Medici, vinieron cuatro papas, León X (p. 1513-1521), Clemente VII (p. 1523-1534), Pío IV (p. 1559-1565) y León XI (durante 26 días en abril de 1605).

Leão XI Medici

Leão XI

Siete Grandes Duques: Cosme I (1519-1574), Francesco (1541-1587), Ferdinando I (1549-1609), Cosme II (1590-1621), Ferdinando II (1610-1670), Cosme III (1642 -1723) y Gian Gastone (1671-1737).

Dos reinas de Francia: Catarina de Médici (1519-1589), consorte de Enrique II; Maria de Médici (1573-1642), consorte de Enrique IV.

Catarina de Médici, retrato atíbuído a François Clouet.

Catarina de Médici,  François Clouet.

El mecenazgo de los Medici

Con los  Medici, Florencia vivió un período irrepetible en la época más espléndida de Italia. Fueron años de fervor artístico y gran desarrollo cultural, en los que no se terminaba una obra sin comenzar otra. Todos los grandes arquitectos, pintores y escultores de la época dedicaban todo su tiempo a la producción de nuevas obras.

Cosme, el Viejo, pronto se dio cuenta de la importancia propagandística de sus donaciones y  que sus colecciones de arte aumentaban el prestigio de la familia.

El mecenazgo de los Medici en la vida intelectual, cultural, científica y artística dio un gran impulso a la era del Renacimiento de Florencia y una reputación particular para la familia.

Grandes coleccionistas, hicieron importantes encargos a los mejores artistas y los protegieron.

Cosme, el Viejo, (1389-1464), fundó en 1444 la primera biblioteca pública de Europa (treinta años antes del Vaticano) y patrocinó la traducción de los textos de Platón.

Cosme I fue mecenas de Donatello, Filippo Lippi y Paolo Uccello.

Lorenzo, el Magnífico, (1449-1492) recibió en su casa al joven Miguel Ângelo, después de ver su precoz talento como pintor. Fue tratado como un hijo, con su propia habitación y comió en la mesa con la prestigiosa familia. Lorenzo también fue responsable de la colección de la Galería Uffizi y la Galería Palatina, en el Palacio Pitti.

La donación que transformó la historia de Florencia

La muerte del último Gran Duque, Gian Gastone di Medici el 9 de julio de 1737, no dejó descendientes para la ciudad de Dante Alighieri y Filippo Brunelleschi.

Según lo establecido en el pacto de 1735, Francesco de Lorena heredó el ducado e inmediatamente fue a Florencia para tomar posesión de su nuevo estado y cargo público, convirtiendo la Toscana en una provincia austriaca.

La hermana de Gian Gastone, Anna Maria Ludovica (1667-1743), conserva todo el patrimonio de los bienes de la familia, incluidas las colecciones de obras de arte (muebles, joyas, reliquias, pinturas, esculturas…) reunidas a lo largo de los siglos y evita la dispersión del patrimonio artístico de los Medici.

Anna Maria Ludovica, Jan Frans van Douven

Anna Maria Ludovica, Jan Frans van Douven

Para atraer la curiosidad de los forasteros, dejó la finca al Gran Ducado, con la condición de que la conservaran y nunca la abandonaran.

¡Esta donación transformó la historia de Florencia!


¿Quieres aprender más sobre la historia del arte?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.
Necesita estar de acuerdo con los términos para continuar

Newsletter

Menú